Dublin

Destino: Dublin, Wicklow, Howth
Duración: 4 dias

Dublín es, sin duda, una de las ciudades más vibrantes del Norte de Europa. Desde su fundación en el año 841 por los vikingos, los distintos pobladores y culturas que han pasado por ella han dejado su sello, con monumentos y enclaves tan representativos como la Catedral de San Patricio o el Trinity College. Cuna de insignes escritores (Oscar Wilde, James Joyce…), músicos (U2, Sinead O´Connor…) su legado cultural es innegable. Pero Dublín también es una de las ciudades con la media de edad más baja de Europa lo que unido a su afición por la música, la convierten en un referente de la diversión nocturna. En cualquiera de sus más de 1000 pubs es posible deleitarse tomando una Guiness amenizada por la actuación en directo algún grupo local. Cultura y diversión a partes iguales. ¿Te apuntas a conocerla?

Día 1.MADRID- DUBLÍN

Nos trasladaremos al hotel y tras dejar las maletas y refrescarnos un poco, nada mejor que salir a dar una vuelta y comenzar a conocer la ciudad por Grafton Street, una de las principales arterias de Dublín y destacada zona comercial. En ella podremos contemplar la escultura de la mítica Molly Mallone, la pescadera protagonista de todo un himno de la tradición irlandesa, “Cockles and Mussels” (berberechos y mejillones).

Mientras esperamos que el resto de los compañeros de viaje se incorporen al grupo, podemos ir a visitar Merrion Sqare Park hasta que lleguen y nos podamos ir a cenar todos juntos. Para cenar y tomar alguna pinta, nada mejor que ir hacia Temple Bar, donde se concentran la mayoría de los restaurantes y pubs de la ciudad. ¡Pero mejor no liarse mucho porque al día siguiente comienza nuestro recorrido por Dublín!

Día 2.DUBLÍN.

Tras el desayuno en el hotel podremos empezar este primer día acometiendo una visita si el tiempo y la masa de gente nos lo permite a la Cárcel de Kilmainham, inaugurada en 1796. Es uno de los lugares imprescindibles para comprender la Historia de Irlanda y donde estuvieron encarcelados muchos de los activistas que lucharon por su independencia, convirtiéndose en uno de los enclaves más respetados por todos los habitantes de la ciudad. En ella se grabaron algunas escenas de la famosa película “En el nombre del padre”. Si por motivos derivados de la gran afluencia de público a la carcel no pudiésemos visitarla entonces podríamos ir a conocer el National Museum Collins Barracks (Museo de Artes Decorativas e Historia) que posee una amplia colección de objetos que permiten conocer la historia social, económica y militar de Irlanda, o bien, dar un paseo guiado por un experto a las calles de Dublín y conociendo su historia.

Después de este apasionante comienzo del día, llegaremos a la sede donde se elabora uno de los productos que se ha convertido en todo un emblema de Irlanda, la cerveza Guiness. La fábrica ofrece un interesante recorrido al visitante a lo largo de sus seis plantas donde podremos conocer el proceso de elaboración, sus campañas publicitarias, tirar nuestra propia pinta y finalizar la visita en la azotea disfrutando de una de las mejores vistas de la ciudad mientras degustamos una merecida Guiness.

A continuación de tan agradable visita, nada mejor que continuar nuestro recorrido eligiendo si queremos visitar La Antigua Destilería de Jameson (The Old Jameson Distillery), fundada por John Jameson en 1780, que fue durante casi 200 años el lugar en el que se llevó a cabo la creciente producción de whisky Jameson y que hoy en día esta destilería de Bow Street alberga un museo en el que se desvela a los visitantes el proceso artesano de elaboración del whisky irlandés, o bien, visitar la Catedral de San Patricio, erigida en el siglo XIII en el lugar en el que según la tradición se ubicaba el pozo en el cual San Patricio bautizaba a los conversos en el año 450. Es una de las iglesias más importantes y grandes de Dublín y en ella están enterrados personajes destacados, como Jonathan Swifft, el autor de “Los viajes de Gulliver”.

Tras hacer una parada para comer algo, continuaremos hasta uno de los lugares más conocidos de la ciudad: el Trinity College, la Universidad más antigua de Irlanda, fundada en 1592 por Isabel I, y por la que pasaron escritores como Oscar Wilde o Bram Stocker. Pero entre los 190.000 metros cuadrados que ocupa su campus, sin duda destaca la Biblioteca de la Universidad, con una de las colecciones de incunables y libros más amplia de Europa, siendo una de sus joyas el Libro de Kells, fechado a comienzos del siglo IX.

El resto de la tarde lo dedicaremos a pasear por el centro de la ciudad, comenzando por la ya conocida Grafton Street. Cruzando el río Liffey, llegaremos a O´Connell Street, otra de las zonas comerciales más importantes. Además de encontrar en ella numerosas tiendas, podremos contemplar edificios tan señeros como la actual Oficina de Correos, lugar en el que se proclamó la independencia de la República de Irlanda, o The Spire, la aguja que con sus 120 metros de altura está considerada la escultura más grande del mundo.

Cerca podemos encontrar uno de los pubs más famosos de Dublín: The Church, una antigua iglesia del siglo XVII que tras su cierre en 1986 fue transformada en un pub. En ella podremos tomar una pinta o incluso cenar. Después, y para los que quieran disfrutar de la noche, nada mejor que dirigirnos hacia Temple Bar y disfrutar de las múltiples opciones de la zona.

Día 3.DUBLÍN- WICKLOW- HOWTH- DUBLÍN

En esta jornada visitaremos el conocido como “Jardín de Irlanda”, el condado de Wicklow, famoso por la belleza de sus paisajes y la pureza de su aire, al que se achaca la longevidad de sus habitantes.

Tras partir haremos una primera parada en la mansión neoclásica de Powerscourt, donde podremos disfrutar de sus hermosos jardines y, si nos da tiempo, podremos visitar sus bellas cascadas en sus Wicklow´s Waterfalls.

Podrías descubrir a que es debida esa fama de Irlanda a su belleza natural y a sus paisajes verdes una vez visites estos lugares, dónde la naturaleza se vive a través de todos los poros de sus espectaculares jardines ¡¡No te los piedas!!

Seguiremos nuestro recorrido hasta el bonito pueblo de Howth, pueblo conocido por la paz que se respira en sus calles, la cual nos vendrá muy bien para descansar de este día y, sus parajes, pues las vistas desde ciertos puntos de la isla son de gran belleza para los visitantes. Si hace tiempo para ello, podremos tomarnos una bebidas en uno de sus locales con terraza, en el cual podremos admirar parte de este paisaje.

Regreso al hotel en tren desde Howth hasta la estación de Connolly. Aquí podremos ducharnos, cambiarnos y preparar la última noche de Dublín visitando sus pubs, …. Y terminando cuándo uno se quiera ir a la cama.

Día 4.DUBLÍN- MADRID

Tras el desayuno se podrá disfrutar del día libre, visitando aquellos lugares que no hemos podido conocer, o que se quieran visitar aparte, o realizando alguna compra para los familiares para recordarles este precioso viaje a Irlanda y dándoles envidia para que viajen ellos también y aprovechen su tiempo libre viajendo.

Únicamente deciros “See you soon”

Artículos

Ver más  

El Teleférico más alto del mundo se encuentra en Venezuela

Se trata del teleférico más alto del planeta al alcanzar los 4.765 msnm, y si no fuera por el teleférico sueco de Norsjö, también sería el más largo. Su trayecto de 12,5 km sólo es superado por 500 m, sin embargo, esto no le quita presumir de ser la única estructura que combina tanta altura con tantos kilómetros de longitud. …

Seguir leyendo  
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial